Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Frutas Tropicales’

“Careful what you wish for”   dice el dicho y qué razón que tiene.

Todo comenzó con una semilla, una semilla de marañón (en inglés conocido como Cashew Fruit o Cashew Apple y debo decir que una de mis frutas favoritas) que mi abuelita sembró hace  años en el jardín de nuestra casa en El Salvador. Con el tiempo, la semilla se convirtió en un frondoso árbol el cual nos regaló ricos y jugosos marañones.

Aquí en los USA jamás he visto un marañón, y eso que he recorrido decenas de supermercados  y mercados en diferentes ciudades.  Así que tuve que cometer un pequeño pecado. En una ocasión que visitaba a mi familia decidí traerme un par de semillas. Vencí el temor  que dichas semillas, cuales polizones,  fueran descubiertas por un agente del Departamento de Agricultura y terminaran en algún basurero (y yo terminara con una gran multa). Las “intrusas” pasaron desapercibidas y en pocos días ya estaban bajo tierra, iniciando la razón de su existencia, convertirse en un árbol.

Las semillas germinaron y las primeras hojas saludaron al sol. Con el paso del tiempo aquellas semillas ya eran árboles de considerable tamaño pero todavía muy jóvenes para dar fruto. Yo, esperaba pacientemente.

Transcurría el tiempo y mis marañones… nada. Como niña malcriada le di la queja a mi abuelita, a lo que ella me decía: “Háblele al palito, pídale que le regale frutos. La naturaleza es muy generosa si se le trata con respeto y cariño”.

Muchas veces, parada frente a ellos y mientras los abonaba, les platicaba como a dos viejos amigos. Y claro, de manera muy sutil, les recordaba lo fabuloso que sería que me regalaran su fruto.

Llegó el 2011 y en Marzo  ambos arbolitos se vistieron con flores, miles de ellas. Después de las flores llegaron los tan esperados marañones. No uno, ni cinco, ni veinte…muchísimos.

Desde hace un par de días que no paramos de comer marañones. Ya hice refresco, paletas, helados, los he hecho en miel, los he comido fríos, al tiempo y congelados.

Nuestra 1ra cosecha de Marañones!

Los arbolitos me escucharon y me concedieron mi pedido. Ahora la pregunta es ¿Qué hago con tantos marañones? Ni modo, los seguiré comiendo y disfrutando pero recordando “Ten cuidado con lo que pides”.

Anuncios

Read Full Post »